El actual comportamiento del consumidor venezolano

Mucho se ha hablado y escuchado sobre la situación económica, política y social de Venezuela en los últimos años y más específicamente a partir del 2013, fecha en que inicia el gobierno del presidente Nicolás Maduro.

Te preguntarás: ¿por qué te centras en el gobierno de Maduro? Porque es durante su gobierno donde se ha evidenciado un cambio en el comportamiento del consumidor venezolano. Quien tiene familiares en Venezuela y ha visitado dicho país recientemente, puede comprobar la escasez, inseguridad, malestar y desesperanza que existe entre su gente.

Venezuela se ha convertido en un país surrealista, donde ocurren cosas difíciles de creer para aquellos que no han vivido personalmente dicha situación.

Debido a la escasez, desabastecimiento, inseguridad y polarización que existe en el país, los venezolanos han tenido que adaptarse y cambiar sus hábitos de consumo:

Creación de chat para el trueque de productos de higiene personal o cesta básica: Algunos familiares y amigos compran productos, como aceite o detergente de ropa y luego informan en el chat para averiguar si alguien está interesado en canjearlo por harina o azúcar, dependiendo del producto que requieran.

Solicitud de productos a familiares que viven o viajan al exterior: Si alguien tiene planeado viajar al exterior por trabajo o turismo, casi siempre realizará compras para adquirir papel higiénico, medicina, café, pasta dental o champú. Y si sus familiares vienen de visita a Venezuela es muy común que sus maletas contengan harina pan, café, papel higiénico, medicinas, etc.

Compras durante el horario laboral: Debido al alto nivel de escasez que existe en el país, familiares, amigos y compañeros de trabajo informan el nombre del establecimiento donde tienen existencia de algún producto de primera necesidad, y en ese momento solicitan permiso para salir de la oficina y hacer la compra.

Tiempo destinado en la compra de productos de la cesta básica: Una persona puede gastar aproximadamente de 2 a 3 horas en realizar las compras en un supermercado o tienda de conveniencia; esto debido a las largas filas que se generan en dichos establecimientos. Además, se recomienda ir acompañado dado que no puedes descuidar tu carrito de supermercado, porque los demás clientes pueden tomar los productos.


Adquirir lo que exista en el momento: Hay una restricción en la cantidad permitida por producto de la cesta básica para comprar por persona, lo que ocasiona que cada miembro de la familia debe adquirir el producto, para tener existencia suficiente del mismo en sus hogares, dado que debes esperar a que pase cierto tiempo antes de poder volver a comprarlo y no sabes cuando vuelva a haber en la tienda.

Presentación de documentos o capta huellas: La población tuvo que acostumbrarse a los nuevos controles que impuso el gobierno para evitar, según éste, la compra destinada al contrabando. Al momento de la compra, en el área de caja, se solicita colocar el dedo índice en un aparato llamado “capta huellas”, con el fin de conocer hace cuánto fue la última compra del producto y si no ha transcurrido el mínimo de tiempo, se niega la compra del producto. Adicional a esta solicitud, a las personas que deseen adquirir pañales deben presentar el acta de nacimiento de sus hijos, pues sin este documento se les niega la compra.

Llenado del tanque de gasolina: Una tarea tan cotidiana como llenar el tanque de gasolina de un auto, que en casi cualquier país no lleva más de 10 minutos, y la puedes realizar cuando lo necesites; en las ciudades de Maracaibo y San Cristóbal, por ejemplo, debe realizarse casi de madrugada y con un tiempo aproximado de 1 hora. Cuando es menos tiempo, unos 30 minutos, la gente celebra lo rápido que fue.

Realmente no es difícil imaginar el deterioro en la calidad de vida, el desgaste emocional de la población que siente como sus ingresos cada día tienen menos poder adquisitivo y la inseguridad reinante en el país.

También es muy triste como la resignación está calando hondo en el ánimo de la mayoría del venezolano, acostumbrándose a hacer colas, a comprar lo que encuentre y en cantidad limitada, sea de buena o mala calidad y gastando su tiempo en dichas actividades.

Tengo fe en Dios, que algún día Venezuela volverá a ser ese país lleno de oportunidades para crecer, para invertir, donde las diferencias políticas no serán causa para encarcelar a alguien, donde se valore el trabajo bien hecho por encima de una afiliación política y donde volvamos a ser un pueblo unido.


“Puesto que yo soy imperfecto y necesito la tolerancia y la bondad de los demás, también he de tolerar los defectos del mundo hasta que pueda encontrar el secreto que me permita ponerles remedio” Mahatma Gandhi

Comentarios

Entradas populares